biografía

The Cure (Crawley, England, 1 de enero de 1976)

THE CURE - "THE CURE" . Historia de una leyenda viva de la música pop.


"Cuando me escucho a mí mismo hablando de cómo hemos grabado el nuevo disco, me suena casi irreal," dice Robert Smith, dejando que su vista se pierda por una de las salas del legendario estudio Olympic de Londres, aquí es donde se han recogido los momentos más grandes de The Cure en un álbum que ya está considerado como el trabajo más potente de toda su trayectoria. "Parece como si estuviera hablando de una especie de terapia de grupo un tanto extraña, pero hacer este álbum ha cambiado mi actitud hacia lo que hacemos. Ahora espero mucho más de nosotros."


Una razón para este cambio es que por primera vez, The Cure han trabajado con un productor. El hombre en cuestión es Ross Robinson, cuya implicación con artistas de la talla de Korn, Vex Red, At The Drive-In o Slipknot, le convierten indiscutiblemente en el artífice del sonido con más influencia de la última década. Impactado por The Cure desde la adolescencia, Robinson había dicho públicamente que trabajar con la banda sería su mayor sueño, y su determinación para hacer de éste su mejor trabajo les ha puesto el listón muy alto a todos, por eso es por lo que los miembros de la banda se sienten satisfechos al titular este nuevo trabajo, simplemente - The Cure.


"Las actuaciones de The Cure son muy emotivas," explica Smith, "principalmente porque grabamos las canciones en directo en el estudio, algo que hemos hecho desde nuestro primer álbum."


Aquel primer álbum, Three Imaginary Boys (1979), marcó el comienzo de una carrera de 25 años, a pesar de algunos cambios en la formación y varios dramas típicos del rock"n"roll que habrían acabado con otras bandas menores, The Cure han sabido permanecer y emerger con fuerza, vendiendo más de 27 millones de discos en todo el mundo, y sin hacer nunca concesiones al "mainstream".


La formación original de la banda, entonces conocida como Easy Cure, nació en un colegio de Crawley, una ciudad construida sobre los escombros que dejó la guerra en un pequeño pueblo en el corazón de la campiña del sur de Inglaterra. Robert Smith era el querido hijo de una familia feliz pero, incluso entonces, su imaginación se sentía invadida por las cosas más profundas y oscuras. "Yo había leído libros, libros que tal vez no deberñía haber leído, libros que aludían a la desesperación y la desintegración..."


Aunque Easy Cure habían surgido como una banda de punk, para cuando simplificaron su nombre a The Cure, la creciente fascinación de Smith por los temas oscuros y opresivos, ya se había unido su habilidad para canalizar esas ideas en canciones apasionadamente evocadoras, y fue eso lo que hizo que Three Imaginary Boys fuera catalogado como algo muy diferente a los típicos trabajos punk de aquellos días. El poder y la energía tenían inspiración punk, pero las canciones procedían de otro lugar - de ese mundo subterráneo que subyace en la imaginación Robert Smith.


Canciones como 10.15 Saturday Night, Grinding Halt y Fire In Cairo se encontraban tan lejos de la estudiada simplicidad del punk que era obvio que The Cure eran algo más que parte de aquella ola pasajera.


Con su primer single de éxito en el Reino Unido, A Forest, el bajista original de la banda, Michael Dempsey se marchó, siendo reemplazado por Simon Gallup quien, junto a Smith, ha sido uno de los miembros más constantes de la formación. Casi como las brujas de Blair debido a su lúgubre intesidad documental, A Forest sacudió los cimientos de las listas Top 30 del Reino Unido en abril de 1980 - allí estaban extraños camardas contemporáneos como "Coming Up" de Paul McCartney y "Let"s Go Round Again" de Average White Band.


El segundo álbum, Seventeen Seconds (1980), confirmó lo que los críticos ya habían advertido - The Cure estaban ahí para quedarse. Su tercer álbum, sin embargo, derrumbó todas las espectativas.


Faith, según los parámetros de la industria de la música de principios de los 80, era practicamente un intento de suicidio. Una banda situada en lo más alto y con un enorme potencial de éxito, presentaba un disco de introspección mórbida y ensimismamiento, donde cada una de las desesperadas canciones estaba obviamente diseñada para destrozar la frágil sensibilidad de los programadores de radio. Afortunadamente, nunca ha sido posible juzgar a The Cure de acuerdo a los cánones normales, así que Faith se convirtió en su disco de mayor éxito y su single, Primary, les proporcinó otro éxito en su entonces corta carrera.


Cuando el cuarto álbum, el sombrío Pornography de 1982, se convirtió en el primer álbum de The Cure que entraba en el Top Ten Británico, ya era evidente que The Cure y las reglas al uso no tenían nada en común.


Algo estaba ocurriendo alrededor de la banda de Smith que desafíaba la sabiduría y la experiencia, largamente valoradas, de las compañías de discos.


Hacer discos de tal intensidad, sin embargo, les estaba pasando factura no sólo a Smith, sino a todos los miembros de la banda. Vivían la vida excesiva que su música parecía demandar, probaron casi todos los estimulantes químicos conocidos por la humanidad. El teclista de la banda, Matthieu Hartley, abandonó la nave en 1981 y ahora Simon Gallup no era capaz de permanecer en la misma órbita que Smith.


Por esta época, les pidieron a la banda que grabaran una canción para el disco de presentación de la revista Flexipop. La canción, la versión original de Lament, se hizo con un Smith hasta arriba de ácido, como único miembro del grupo. "Pensé que eso sería lo último que haríamos bajo el nombre de The Cure," afirma. "Yo quería realmente que se hubiera hecho bajo mi nombre y si ves la portada de la revista, dice The Cure, pero en el disco aparece simplemente Robert Smith." The Cure apenas existían.


Una vez más, contra todas las expectativas, el siguiente single de The Cure, Let"s Go To Bed, fue un engañoso jugueteo alegre con el pop. Smith y el batería original de la banda, que luego se convertiría en teclista, Lol Tolhurst, eran ahora los únicos miembros reales del grupo.


Como un golpe de suerte, Let"s Go To Bed fue además el primer single de The Cure que se publicó en Estados Unidos, donde desempeñó las funciones de guía para abrirles camino hacia la Costa Oeste, pero "La banda ya no era una banda. Éramos una cosa de estudio," afirma Smith. "Llamaba a Lol simplemente por cortesía para decirle que iba a hacer una canción."


Pero con ó sin banda, Smith no podía dejar de escribir compulsivamente música. En julio de 1983, The Walk se colocó sin esfuerzo en el Nº 12 en el Reino Unido, seguido de un éxito incluso mayor, The Lovecats, la cual, ahora reconoce Smith, "fue lo más cerca que estuvimos por aquellos tiempos, de una canción pop perfecta." Una vez más, un single bajo el nombre de The Cure, se aventuraba por nuevos territorios musicales, de estilo jazz efervescente aunque no menos extraño que los anteriores.


Smith no se daba cuenta de cómo la fama pop le hacía un guiño, y no tomaba parte de ella. En lugar de capitalizar el enorme éxito en las listas de The Cure, lo que hizo fue ofrecer un nuevo álbum, extraño y sin concesiones, The Top, lleno, según dicen, de enormes cantidades de "setas mágicas". Una vez más, sus excesos le estaban llevando a la extenuación física y al borde del abismo.


No fue hasta 1985, con el regreso de Simon Gallup, Porl Thompson y el nuevo batería Boris Williams cuando la estabilidad volvió de nuevo al grupo y en julio, cuando se publicó el single In between Days, ya era evidente cuánto habian aprendido por el camino. Este single era comercial como los primeros, pero el contraste entre su vibrante musicalidad y las letras más conmovedoras de Smith, crearon un híbrido completamente novedoso.


El álbum de ese año, The Head On The Door, alcanzó el Nº59 del Billboard, confirmando que un nuevo público norteamericano empezaba a descibrir a la banda.


Trágicamente, el eslabón más débil de The Cure ahora era Lol Tolhurst, cuya aficción a la bebida le hacía imposible seguir trabajando. Aunque permaneció en la banda durante el proceso de creacción del álbum siguiente, el teclista Roger O"Donnell fue quien se encargó de tocar aquello a lo que Lol era incapaz de hacer frente.


Mayo de 1986 fue testigo del lanzamiento del recopilatorio de The Cure, Standing On A Beach, el cual les supuso su primer lugar en los Top 50 de Estados Unidos, allanando así el camino para su nuevo disco, Kiss Me Kiss Me Kiss Me, que se convertiría en su álbum más reconocido internacionalmente, consiguió el disco de platino en Estados Unidos y logró una importante cosecha de singles incluyendo Just like Heaven, a la que Smith llama: "la mejor canción pop que The Cure ha hecho jamás. En ella se engranan todos los sonidos, era perfecta."


Después de mucho pensárselo, debido a su larga amistad, Smith tomó la triste decisión de sustiyuir a Tolhurst en The Cure en febrero de 1989, justo antes de la publicación de Disintegration, un nuevo retazo del inflexible arte de Smith. Indudablemente un triunfo artístico, fue su trabajo más importante desde Pornography, aunque el sello lo consideró como algo casi invendible. O, en palabras de Smith, "Yo pensaba que era nuestra obra maestra, y ellos creían que era una mierda."


El público estaba de acuerdo con Smith. Al publicarse en Mayo de 1989, Disintegration, desbancó los anteriores éxitos de The Cure, al colocarse en el Nº3 en el Reino Unido y entrando en el Top 20 americano por primera vez, allí ganó otro disco de platino. Ahora, con una banda estable en la cumbre, podían trasladar con facilidad sus actuaciones al escenario de los estadios más importantes y grandes de América. El segundo single de este álbum, Lovesong, les colocó directamente en le Nº2 del Billboard.


Aunque la banda mantenía un perfil relativamente bajo al comenzar la década de los 90, 1991 les trajo un Premio BRIT al Mejor Grupo Británico y en mayo de 1992, el álbum Wish hizo su debut en el Nº1 del Reino Unido y el Nº2 de Estados Unidos.


Tras el lanzamiento a finales de 1993 de los directos, Show y Paris, la mayor parte de la energía y el tiempo de Smith se concentraron en canalizar el proceso judicial que había abierto un amargado Lol Tolhurst, quien reclamaba, entre otras cosas, derechos sobre el nombre de la banda. Cuando el Tribunal Supremo de Londres dictó sentencia en contra de Tolhurst en septiembre de 1994, se hacía imposible volver a trabajar en serio.


The Cure, sin embargo, se encontraban una vez más en estado de fluctuación. Roger O"Donnell, Porl Thompson y Boris Williams habían continuado avanzando desde el comienzo de la década y la participación de Simon empezaba también a fluctuar. Pero en mayo de 1996, cuando salió a la luz el próximo álbum, Wild Mood Swings, el anterior roadie de The Cure, Perry Bamonte se puso a la guitarra, Jason Cooper había reemplazado a Boris a la batería y Roger O"Donnell fue persuadido para que se reuniera a la nueva formación de The Cure en aquellos días.


Con Wild Mood Swings en el Top Ten de todo el mundo, The Cure se embarcaron en su mayor gira de todos los tiempos, actuando en más de 100 conciertos ante multitudes extasiadas en los estadios más prestigiosos del mundo. A la gira le siguió un nuevo recopilatorio en 1997, Galore. Después, avalando la relevancia de The Cure como iconos para la juventud alternativa de todo el mundo, en febrero de 1998 Robert Smith realizó una estelar y memorable aparición como invitado en el programa de animación de culto South Park...


The Cure hicieron una pausa sólo para contribuir con una serie de importantes bandas sonoras de Hollywood, antes de ponerse a trabajar en su siguiente disco, el épico Bloodflowers, que vio la luz en 1999. "Yo sabía cómo quería sentirme después de escucharlo," explica Smith, "y no quería que nada se interpusiera en ese sentimiento, sencillamente quería que fuera una hora de experiencia perfecta." Publicado en febrero de 2000, y nominado a los Grammy, es un logro del que Smith se siente particularmente orgulloso - el tercer capítulo de la Oscura Trilogía, junto con Pornography y Disintegration.


La mayor parte del resto de ese primer año del nuevo milenio, estuvo dedicada a una gira de nueve meses Dream Tour, durante la cual The Cure tocaron para más de un millón de personas de todo el mundo. El 2001 supuso el final de la relación de la banda con Fiction Records, la ruptura se produjo en noviembre de ese año, antes de la publicación de un nuevo single, Cut Here.


Todavía con éxitos que causaban estragos en todo el mundo, noviembre de 2001 fue testigo del lanzamiento del recopilatorio Greatest Hits, y en enero de 2002, The Cure establecieron una nueva alianza con Ross Robinson de I am Records, abriendo así un nuevo capítulo en la historia de una de las pocas bandas capaces de combinar innovación, integridad e inteligencia con el éxito de masas.


En noviembre de ese mismo año The Cure llevó a cabo el concierto más ambicioso de su carrera en el Tempodrom de Berlín, con la trilogía oscura al completo, en directo y durante más de tres intensas horas. En la primavera de 2003 se publicó el DVD/Vhs Trilogy para el regocijo universal.


Estos primeros años del nuevo milenio han visto además a Robert Smith explorando su potencial en varios proyectos de diverso género. Colaboró con Blink 182, con Saffron (vocalista de Republica), también no sólo con uno sino con dos guitarristas de David Bowie (Earl Slick y Reeves Gabrels), con Blank & Jones, Tweaker, Junior Jack y Junkie XL, sólo por mencionar algunos... Mientras la canción The Lovecats resurgía y se hacía famosa gracias a un Mixtape pirata mezclada con la mismísima Missy Elliott, y además Tricky hacía una versión en su último álbum.


La contínua influencia de The Cure era igualmente evidente en toda una nueva generación de aclamadas bandas jóvenes tan diversas como The Deftones, Sparta, AFI, Interpol, The Rapture y muchas otras.


Atando cabos sueltos de los años con Fiction/Polydor, The Cure publicaron el fascinante set de 4 CD, Join the Dots, a primeros de 2004. Un encantador compendio de caras B, difíciles de encontrar, rarezas y remixes que preparan el camino para ese salto hacia delante que representa su último trabajo - The Cure.


"Cuando hicimos Trilogy," señala Smith, "pensé, "Ya está". Era el final de 25 años, estaba totalmente convencido de que lo siguiente que haría sería un álbum en solitario, los demás esperaban lo mismo."


Sin embargo, esos planes se pospusieron el 25 de julio de 2002. Mientras estaban en Suiza en el Festival Nyon, Smith se encontró con Ross Robinson, fan de The Cure desde siempre, en el Hotel D"Angleterre de Ginebra. "Después de ese primer día de haber estado charlando, supe con certeza que quería trabajar con él. Él despertó de nuevo toda aquella vieja pasión por The Cure que estaba dormida dentro de mí; Él me recordó por qué la gente adoraba lo que hacíamos... "


Con Robinson, Smith vió una oportunidad de cometer el último asalto de The Cure y reflejarlo en un disco, y así fue como resultó, aunque no exactamente como él lo había visualizado. "Asumí, igual que los demás, que su interés por la banda yacía en las canciones más grandes, más oscuras, pero cuando empezamos a trabajar me sorprendió descubrir que también le entusiasmaba el lado más pop de la banda - y lo que realmente le encanta es el material que combina emoción y melodía."


Trabajando en los estudios Olympic de Londres durante la primavera de 2004, el álbum comenzó a tomar forma, con Robinson sacando los mejores momentos de la banda, ese estilo seductor y halagador que The Cure no habían explorado jamás. Cualquiera de los miembros de la banda puede confirmarlo, en las primeras etapas de esta relación, se sentía la tensión, pero a medida que las sesiones se sucedían, se fueron dando cuenta que la obsesión de Robinson por la prefección les estaba haciendo mucho bien.


La lista final de canciones, que previamente se habían programado, fue grabada en un solo día. Típicamente, el día empezó estableciendo los sonidos y la estructura de cada una de las canciones. "Mirábamos el panel de control y veíamos a Ross," dice Smith, "y nos imaginábamos toda esa vorágine técnica." Por la noche, cuando llegó el momento de grabar la versión terminada, "lo veíamos de otra manera, las velas encendidas, las luces apagadas, y de repente era como muy real; me levanté y nos pusimos en marcha... "


Ese fue el momento en el que Robert haría algo que no había hecho jamás - discutir sus palabras al detalle con el resto de la banda. "Estas discusiones durarían a veces incluso varias horas... hablábamos sobre las cosas más intimas... era verdaderamente extraño... pero también era fantástico, porque Ross sacaba lo mejor de cada uno de nosotros."


Finalmente, las canciones se grabaron en directo, con la banda dispuesta en círculo mirándose unos a otros. "Ross nos dispuso en un espacio confinado, cara a cara, en contacto directo. Se mostró muy firme al decir que quería que yo cantara en directo mientras la banda tocaba, porque el resultado que se consigue si la banda toca en directo es diferente a lo que ocurre cuando grabamos las partes por separado. En el momento en que comienzo a cantar, todos dan un paso hacia delante, nunca me había fijado en eso, y esa es la razón principal por la que este álbum es diferente a lo que hemos grabado en el pasado."


El resultado es que, aunque el disco incluye canciones que abarcan varios estilos musicales, la intensidad emocional de cada una de ellas no languidece en absoluto, con ello, este disco se convierte en una auténtica joya.


Desde el salvaje ataque inicial de Lost hasta la tensión acústica final de Going Nowhere, la esencia de The Cure se destila en todas las canciones. El gélido sentido del inminente destino en el primer single, The End Of The World; La cálida guitarra de Before Three - elementos todos que demuestran una vez más, por qué millones de fans adoran a The Cure. Lo que hace diferente a este álbum es que todos esos elementos nunca han aparecido antes juntos en ninguno de sus discos.


"Así es como siempre imaginé que sería hacer discos," dice Smith.


"Nada se asemeja más a lo que sentí mientras hacíamos este álbum."


En mayo de 2004 The Cure firmaron un contrato global de tres discos con Geffen Records...


Y la historia continúa...


Johnny Black, mayo de 2004

noticias · 

último lanzamiento

4:13 Dream  ·   The Cure
Política de cookies. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.