biografía

Mika (Beirut, Líbano , 16 de agosto de 1983)

Está claro que  Mika no es como otros artistas. Su apellido podría bien haber sido  ‘singular’. Envuelto en un imaginativo mundo musical de creación propia, es uno de los pocos artistas masculinos que es estrella del pop y que a su edad se despunta del resto.  Con formación clásica, mezcla racial y propenso  a los gestos teatrales, se ha convertido en un experto en el arte de la expresión personal.  Dice de su música que puede ser condensada fácilmente, ‘Los principios básicos son que sea alegre e inspiradora y que no se rinda ante modas o convenciones,’ lo que trae a colación un concepto antiguo y casi olvidado del pop: la individualidad


Su álbum de debut ‘Life In Cartoon Motion’ fue una llamada descarada al individualismo, ahora su nuevo disco, refleja como madura un sonido pop sin complejos que ha hecho totalmente suyo. Su voz de amplio registro, su virtuosismo al piano, sus contagiosos ritmos y sus explosivos finales, su manera de narrar historias llegando al meollo de la inseguridad humana y las producciones de expresión technicolor están presentes, cada cosa en su lugar. ‘Mi mayor intención cuando me preparaba para afrontar el nuevo disco era no ser reactivo, tenía que volver de nuevo al principio, antes de que la gente me hubiese dado sus opiniones sobre lo que hago de forma natural’ dice. En la primera escucha hay una palabra que define esta segunda incursión en su sueño  pop caleidoscópico: La palabra es audacia.


Mika comenzó su carrera pop con un single definitorio : Grace Kelly. Pasó a vender casi 3 millones de  copias en todo el mundo. Las ventas totales de todos los singles de  Life In Cartoon Motion sobrepasan los seis millones. El álbum alcanzó  ventas en exceso de  cinco millones de copias. Mika fue nominado y galardonado con los premios más importantes de la industria: Premios Brits,  Grammys, Ivor Novellos, Capital Radio, Q magazine, The World Music Awards, BT y Vodaphone, Virgin Media y MTV Europa, Asia, Australia y Japón, entre otros. Pero las estadísticas solo insinúan la estridente opción de riesgo que tomó en la música pop cuando inició su contienda, la clara muestra de la reivindicación de uno de los mayores intrusos del pop que ha logrado la conquista desde dentro.


Hasta fichar con Casablanca/Island a Mika le rechazaron  las grandes compañías discográficas, una tras otra, – una historia bien documentada en la letra de Grace Kelly – sus victorias son un triunfo de  visión y consistencia. Para una estrella pop de su edad el camino elegido deliberadamente ha sido difícil, a favor de la idea de longevidad, manteniéndose firme en sus propias convicciones, sus propios principios pop, en vez de satisfacer expectativas que resultaran gratificantes de inmediato .


Esta segunda vez las canciones son otras pero la actitud  permanece. Desde el inmediato coro inmenso de ‘We Are Golden’ , a través de canciones que nos recuerdan los años  40 de la Disney (‘Toyboy’) y una emocionante revisión modernizada del power-pop de los 80 (‘Touches You’), hay una amplitud de miras digna de competir con los clásicos. Desde el himno disco de ‘Rain’  hasta las reflexiones melancólicas de un trauma personal en ‘Dr John’, su música se sustenta en un sentimiento abierto de aceptación de lo que vivir en el siglo 21 significa con todas sus complicaciones y problemática. Otra cosa sobre Mika es que no le asusta la enormidad. Mika está aquí para reivindicar la inmensidad en el género POP.


Cuando la nebulosa del reconocimiento, los logros personales y las ventas que le habían llevado a alcanzar la notoriedad con su álbum de debut comenzaron a desvanecerse, Mika empezó a buscarse un apartamento en LA para concebir y dar forma a las composiciones de su segundo trabajo. Encontró un bonito lugar para salir de su sótano en Londres, para trabajar con su productor y cómplice Greg Wells. Después su madre apareció.’ Me dijo que no me acomodase,’ recuerda. Sabias palabras que un hijo no puede ignorar. Así que se trasladó al hotel barato que puso de  moda con su debut. Cuando llegamos a la fascinante segunda parte del cuento de Mika, él decidió olvidarse de todo lo que el brillo de los dos últimos años de gloria significaba. ‘Esto sigue siendo música de habitación para mí. Es sentarse al piano y decir lo que tengo que decir.’


‘El primer álbum trataba sobre la infancia. Tenía inocencia. En este hemos avanzado diez años hasta la adolescencia. La adolescencia es uno de los mejores momentos de tu vida. Cuando todas las experiencias vitales, el sexo, las drogas y las relaciones son todavía algo nuevo y virgen. Si tenía que plantear esas cosas en canciones debía ser más personal.’ Mika se ha separado del personaje narrador de Life In Cartoon Motion para realizar este segundo álbum. ‘Todavía creo en el misterio y no pienso que tenga que justificar nada sobre mi vida. Todo está en mis canciones, componer para mi es una manera de ponerme al día conmigo mismo.’


La realidad es que le aterraba escribir en primera persona. ‘La alegría tiene un riesgo implícito. Por eso resulta tan tentador y peligroso de olvidar la primera vez que algo sucede. Tenía que afrontar el hecho de componer un tema sobre mí, era algo que me espantaba. Si no quería colocarme en la posición de ser un cantante que revisara los 40, era algo que debía hacer.’ Además de esta sensación también estaba el viejo principio de Mika de no tener miedo a la crítica. ‘Como compositor popular, la visión miope es algo que no te permite salirte del esquema donde supuestamente deben encauzarse los temas pop. De lo contrario serás objeto de burlas. Para mi una canción pop perfecta es como probarse la chaqueta que siempre has soñado tener.’


Parte de la belleza de Mika ha sido siempre su intento de  trazar una relación entre sus propias inseguridades personales o sus bloqueos y la elección de los personajes sobre los que canta. Habitualmente se revelan o luchan por su propia personalidad diferente, algo que lleva haciendo desde niño. Esa protección exterior ha sido reemplazada pero no hay un sentido menor de la grandeza ni de la intriga para su nueva forma de interpretar, esta vez más abierta. Una llamada a las armas para que la gente no camufle sus diferencias y las celebre como uno de las mayores contribuciones del pop a la música. Mika regresa también esta vez con su genuina oscuridad, especialmente en  la cargada melodía de ‘Dr John’ y el resuelto dilema central del tema de brillantes vientos ‘Blame It On The Girls.’ 


Puesto que en primera instancia el resultado fue magnífico habiendo permanecido fiel a sus armas, había una recomendación personal del jefe de su sello para que no hubiese interferencias tampoco esta vez. ‘Me han protegido, ha habido un bloqueo de interferencias y me han dejado totalmente a mi aire.’ Si al principio Mika tuvo dificultades en afrontar la soledad, la superó de la forma más inusual. ‘La disciplina fue la solución. Llegaba al estudio todos  los días a las diez de la mañana, comía en el mismo sitio a diario y, a las siete, iba siempre al mismo pub, todas las tardes.’ Puesto que Mika tiene la tendencia de querer abarcar demasiado, todo tenía que parecer haber sido grabado con la misma cámara. ‘Hay un compromiso de todas las personas con las que trabajo para que se sumerjan en mi mundo de forma exclusiva. No escuchamos otra música. Nos perdemos en ese mundo’.


Durante el proceso  de realización de este segundo disco algo de Mika se ha revelado al dejarlo ir. ‘Me siento liberado. Estoy en el siguiente nivel. Necesitaba hacerlo y he conquistador un proceso que me va ayudar de cara aI tercer y al cuarto disco. Finalmente he aceptado que mis grabaciones de habitación ya no son sólo eso ya, soy un compositor.’


Y una brillante y valiente estrella del pop a catapultar.


 

último lanzamiento

No Place In Heaven  ·   Mika
Política de cookies. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.