biografía

Jay-Z (Brooklyn, Nueva York, 4 de diciembre de 1969)

En los últimos 5 años, cada vez que el hip-hop ha necesitado una entrada fuerte, Jaz-Z siempre ha acudido a la llamada, usando su magia en las letras, su carisma y su inteligencia para seguir llevando el juego hacia otro nivel.


Y está a punto de hacerlo otra vez.


Con su último esfuerzo, THE BLUEPRINT, el rapero visionario está volviendo a adueñarse de las calles de nuevo. Su sexto disco en tan sólo cinco años, THE BLUEPRINT es una meditación con alma y meditativa sobre la vida del hip-hop, con el dos veces ganador del Grammy metido en sus papeles de icono intemporal y adivino del ghetto. Desde cortes tan energéticos como "The Ruler’s Back" y "Takeover" hasta la más introspectiva "Heart Of The City" y la juguetona "Girls Gilrs Girls" (junto a Slick Rick, Q-Tip y Biz Markie), Jay-Z vuelve a probar que no sólo su creativa no tiene límites, sino que también está a años luz de su competición.


¿Añadirá algo THE BLUEPRINT al estado mitológico del maestro? Jay-Z, también conocido como Jiggy, Hova y Shawn Carter, lo ve todo en términos más simples. "Simplemente quería escribir sobre las cosas que he estado viviendo," dice. "Las cosas que me hicieron lo que soy. El disco es más como yo. Las cosas que he visto y aprendido."


Conocido por nunca transcribir sus versos ("No escribo rimas, las pienso," dijo una vez en una entrevista), muchas de las joyas en THE BLUEPRINT fueron grabadas en una explosión de inspiración. "Grabamos siete canciones en dos días," dice Jay. "Nunca puedo retener más de tres canciones en mi cabeza antes de grabarlas."


El gran primer single, "Izzo (H.O.V.A)" esta marcado por un ritmo demoledor proporcionado por el productor Kayne West. "Kayne me dio la música y me inspiró a poner algo sobre ella," dice Jay. "Tuve la idea de meter algo latino como en los buenos tiempos. Fue una mezcla perfecta." En THE BLUEPRINT, Jay trabaja con colaboradores familiares como Timbaland además de formar nuevas alianzas con compadres como Eminem en la furiosa "Renegades". Pero a diferencia del colectivo de estrellas que fue su disco del año pasado, DYNASTY - ROC LA FAMILIA 2000, el nuevo disco reina en las apariciones estelares, permitiéndole a Jay usar esa fluencia que le hizo famoso en primer lugar.


 


"Uno puede ver mi madurez en todo este disco," dice. "En mi habilidad al hacer canciones. Está en un punto máximo ahora mismo. El sacar mi sexto disco me llena de orgullo. El rap se mueve muy rápido. Siempre hay algo nuevo. Pero hacer música me satisface mucho. El reto está en ser siempre el mejor."


Fue un reto que Jay anticipó desde el principio. Desde sus comienzos humildes como miembro nativo de BK, el compañero en rimas de Jaz, la interpretación del ghetto de Jay le catapultaría fuera del PJ. Su cameo en el "The Originators" de Jaz en 1995 hizo que se le notara. Un momento solo en el "In My Lifetime" de Payday llamó aún más la atención. Pero fue su debut de 1996, REASONABLE DOUBT, lo que cimentó su reputación como uno de los raperos más demoledores y prometedores.


Era un disco tan influyente líricamente que Jay sigue diciendo que es su obra maestra. Se unió al cerebro de los negocios musicales Damon Mash poco después mientras su amigo Kareem reunía a gente en la calle para acabar montando el gran sello que movería montañas con el nombre de Roc-A-Fella Records. "Nunca olvidaré como salimos," se ríe Jay. "Mi primo hico el arte del disco. Hicimos camisetas no oficiales - vendimos discos desde el maletero del coche - cualquier cosa en la que puedas pensar la hicimos. Cualquier cosa con tal de poder vivir el sueño."


Ese sueño se hizo realidad en 1997 y el disco IN MY LIFETIME VOL.1, que incluía la punzante "You Must Love Me" y el himno callejero "Streets Is Watching". Pero la leyenda nació al año siguiente con VOL.2, HARD KNOCK LIFE, que pasó cinco semanas (récord) en el Nº1 del Top Albums Chart del Soundscan, ganó un Grammy como Mejor Disco de Rap y lanzó una gira nacional que se convertiría en una de las más exitosas en la historia del rap.


Pero ni siquiera él podía imaginarse lo que iba a ocurrir, cuando este nativo de Brooklyn sacó dos discos Nº1 en un tiempo récord. El primero, VOL.3, THE LIFE AND TIMES OF S. CARTER (1999) tuvo otra invitación en los Grammy. DYNASTY - ROC LA FAMILIA 2000, que se llevó los premios al Mejor Disco de Rap del Año tanto en el Soul Train como en las Source Awards, explotó 10 meses después y llegó al disco de oro en la primera semana de lanzamiento.


"Me siento bendecido con todo el éxito que he tenido," dice Jay. "Lo sé. Pero creo que cualquier persona que estuvo en los proyectos puede mirar mi historia y pensar, ‘Yo también puedo hacerlo.’ Soy un tío corriente. Solía jugar al béisbol y meterme en algunos líos. Ahora estoy en mi propio sello discográfico. Quiero que los chavales vean que estoy haciendo lo mío propio y a mi manera con éxito. Me encantaría que viesen esto como algo a lo que pueden aspirar."


"Siempre hay un reto para mantenerse arriba," continúa. "Es como Michael Jordan. Cuando empezó simplemente metía mates. Al público le encantó pero él no estaba ganando. Cuando creó el "jump shot" y perfeccionó su juego ganó los seis anillos. Eso es lo que THE BLUEPRINT es para mí. Voy a ganar ese sexto anillo. Muchos raperos jóvenes dicen que quieren estar donde estoy yo ahora." Jay pausa y sonríe traviesamente, "Yo les invito, pero sigo aquí."

noticias · 

último lanzamiento

Magna Carta...Holy Grail  ·   Jay-Z
Política de cookies. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.