biografía

Josep Pons (Puigreig, 10 de diciembre de 2014)

Cuando le plantaron aquel huevo frito encima de la mesa, a las 7:30 de la mañana, tras los maitines, comprendió que eso de la música tenía sus salidas. Por aquellos días de madrugones, canto gregoriano y estudio en silencio como miembro de la Escolanía del Monasterio de Montserrat, Josep Pons había decidido ya dedicarse en cuerpo y alma a los pentagramas toda su vida. Iba escalando peldaños con naturalidad, sin ser muy consciente de que la música era parte de sus genes, su otra habla, su válvula de escape, su presente, su futuro, su pasión, su redención, su propio camino de perfección.

Aquel huevo frito también influyó. Estaba recién hecho, rizadito por los bordes y con la yema de un amarillo anaranjado intenso, dotado del poder de atracción que sólo posee el centro del sistema solar. El niño Pons se lo comió en silenció y en dos o tres minutos, lo que tardó en saborear la blanda consistencia de aquel bocado de los dioses bien untado en pan caliente, debió pensar que esa gloria era privilegio de algunos elegidos y había que aprovecharla. Se lo había ganado por debutar como organista. Cada vez que algún residente en el Monasterio tocaba por primera vez el órgano en la misa de la mañana, tenía derecho a disfrutar de ese manjar desde los tiempos de la Edad Media.


Jesús Ruiz Mantilla - entrevista "El País"


 

último lanzamiento

La Vida Breve  ·   Josep Pons
Política de cookies. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.